Nutrición Celular Activa y Ortomolecular

La fuerza del concepto de Claude Lagarde se basa en volver al origen de las disfunciones, es decir, volver a la célula.

Claude Lagarde, Doctor en farmacia y biólogo, postula que la mayoría de las enfermedades crónicas (incluido el cáncer) están causadas por la contaminación, el estrés y una inadecuada nutrición.

Nuestras células contaminadas por tóxicos o carenciadas en nutrientes esenciales, entre ellos, los oligoelementos, no pueden realizar adecuadamente sus funciones vitales.

El concepto de nutrición ortomolecular fue acuñado por el doble premio Nobel, Linus Pauling en 1968. Definió Medicina Ortomolecular como «Preservar la salud y tratar enfermedades administrando la cantidad óptima de moléculas que son necesarias para el organismo y que se encuentran normalmente en el mismo”.

“Este enfoque centrado en los órganos ignora el hecho de que la salud y la enfermedad no vienen determinadas a nivel de los órganos, sino a nivel de los millones de células que los componen y constituyen el cuerpo humano”.

“Las pruebas analíticas siguen siendo insuficientes, pues se limitan a estudiar la parte circulante o humoral (extracelular), pero no acceden a la parte intracelular. Además, cuando por fin saltan las alarmas en los marcadores analíticos, el daño orgánico ya se ha producido entrando en los límites de la irreversibilidad”.

La Nutrición Celular Activa® (NCA) tiene como objetivo optimizar el funcionamiento de nuestras células, restaurando el equilibrio de nuestro organismo. El objetivo final es estimular la propia capacidad de autorregulación de cada organismo, respetando su ritmo natural. Básicamente se trata de restaurar el equilibrio del organismo eliminando las toxinas adquiridas y nutriendo nuestras células con una complementación de calidad basada en productos naturales seleccionados por los laboratorios especializados.

La nutrición ortomolecular se basa en suministrar al organismo las vitaminas, minerales, aminoácidos y coenzimas que no obtiene de los alimentos, o lo hace en forma insuficiente, y que son necesarios para su correcto funcionamiento. El uso de estas sustancias permiten un reequilibrio bioquímico, neutralizando efectos tóxicos y mejorando la calidad de vida.

Se trata de añadir estos micronutrientes en la proporción y cantidad adecuados para que no resulten perjudiciales para el cuerpo humano sino que le ayuden a mejorar y mantener su estado de salud.

Puede creerse que no es necesario dar nutrientes al organismo ‘si se come de todo’ y es frecuente escuchar que con una dieta variada es suficiente. Sin embargo, de diversos estudios y encuestas realizados en Estados Unidos y Europa se desprende que, aunque la población está sobrealimentada, un 80% sufre deficiencias y carencias en los principales nutrientes y, con el tiempo, esto puede causar desequilibrios más o menos graves.

Así la nutrición celular activa ® y ortomolecular, persigue devolver a las células que tienen carencias o están intoxicadas, todo su potencial y funcionamiento óptimo.

2 fases

1.- ”fase de detoxinación»: fundamental para eliminar las sobrecargas celulares y restaurar el capital funcional de las células.

2.- ”fase de reestructuración»: para compensar las carencias y mejorar el metabolismo celular.